Archivos Mensuales: septiembre 2014

Los Talleres en Adín

Muchas gracias a todas las personas que hemos participado hoy en el Taller de Primeros Auxilios.

Gracias Bea por regalarnos este taller y compartir toda tu experiencia con nosotras, por la energía de Amor con la que se ha llenado todo. Ha sido muy bonito veros a Valeria y a ti. Una  gran oportunidad de vivir con vosotras esa naturalidad en la relación entre la mamá y el bebé, esa afinidad y complicidad, mostrándonos que cuando existe respeto hacia lo que una mamá y un bebé necesitan, todo fluye. Me ha gustado especialmente ver esa libertad con la que Bea ha podido compartir con nosotras algo que le apetecía mucho hacer, compatibilizándolo con la crianza desde el amor incondicional a su bebé de 16 meses. Esto ha sido posible porque todos los que participamos hoy en este encuentro respetamos la vida, desde lo más básico, como lo es el amor entre una mamá y su bebé.

Desde aquí quiero animaros a compartir vuestras experiencias en Adín desde talleres presenciales que sean un canal para todo aquello que difunda el respeto a la vida, a la mujer, la maternidad, la crianza. Os invitamos a proponer talleres, círculos, encuentros… ¡Lo que os apetezca compartir desde el corazón! Adín es un espacio para la difusión de una manera de concebir la vida, el respeto, para la aceptación sin conformismos.

Gracias!DSCN0717

Anuncios

SIN JUZGAR A LOS NIÑOS

VIVIMOS RODEADOS DE “JUICIO” Y ESO NOS HACE PERDER NUESTRO “SER AUTÉNTICO”

“Eso no se hace”, “Eso no se toca” “Está mal enfadarse” “No se llora” “Habla más bajito que hablar alto está mal”… Si nos paramos a ver que lenguaje utilizamos con nuestro pequeños nos damos cuenta que constantemente estamos LIMITANDO y JUZGANDO. No vamos a adentrarnos hoy en los limites, creo que eso podemos dejarlo para otro momento, vamos a centrarnos en los juicios de valor.

Y no sólo rodeado de juicios “negativos”, sino que tenemos en el otro lado, como la psicología de más puro estilo cognitivo-conductual nos asesora, reforzar positivamente a nuestros hijos es imprescindible para un desarrollo afectivo sano, algo que queda muy alejado de la realidad afectiva si pretendemos niños libre, felices, creativos y flexibles.

Si profundizamos un poco en la afectividad del niñ@, encontramos que debajo de ese “bien hecho” o “buen niño”, el niño percibe juicio, ya que cuando algo está bien es porque hay cosas que están mal.

¿Y por qué es importante no juzgar?

amenazando-a-un-nino

  • El juicio valora más el resultado que el proceso… porque no es tan importante si algo está bien o mal, sino más bien lo importante es como llego a ello y lo que me aporta esa actividad en sí misma. Así hago el dibujo cómo creo que me pide mi profesora, dejando por tanto de lado la creatividad, la motivación y el disfrutar de algo tan espacial.
  • Amplias su lenguaje enriqueciendo y describiendo. Cuando hago una torre y estoy compartiendo ese juego con mamá, ella no se limita a un “bien”, sino que describe “¡qué alta esa torre!” “se ha caído” “tiene un montón de colores”… No hablemos de la importancia de ello en niños con dificultades en el lenguaje.
  • El refuerzo positivo en este caso limita de forma decisiva ya que le impide al niño generar sus propias ideas, se rescinde a realizar lo que cree que el adulto pide, dejando de lado lo que el niño cree que se puede hacer con ese material. Nosotros como adultos cuando vemos un pincel directamente vamos a pensar en pintar… pero ¡qué juegos puede crear un niño con un simple pincel!… hace poco una peque en ADIN comenzó a utilizar el pincel como si de una escoba se tratase ¡viva la imaginación! No lo limitemos.
  • El niño pierde si esencia, comienza a SER en función de lo que el adulto es. Sus habilidades se limitan y hacen para que el adulto juzgue su labor pretendiendo un “bien”
  • DSCN0067

Espacios de Desarrollo Infantil

La experiencia de jugar, compartir y relacionarnos con niños y familias nos ha dado la oportunidad de comprender que lo único que necesita un niño para desarrollarse plenamente, es el amor de las personas con las que comparte su vida. Bajo la mirada atenta de una persona de referencia los pequeños sienten esa seguridad que les permite explorarse a sí mismos y todo el entorno que les rodea, y de esta manera, aprender.

Tras haber tenido la oportunidad de compartir experiencias con Rebeca y Mauricio Wild en el León Dormido de Ecuador, comprendimos que esa interacción desde el amor y el respeto tanto con su entorno social- afectivo, como su entorno físico, debe desarrollarse en lo que denominamos “Un entorno preparado”. Según Rebeca y Mauricio Wild, los límites que incluyen un entorno adecuado a las necesidades del niño proporcionan seguridad y le hacen sentirse como en casa. Proporcionan al niño una base segura para más adelante poder salir al mundo y buscar otro tipo de experiencias y otros horizontes que a su vez llevarán consigo sus propios límites. Sólo en un ambiente en el que los conceptos de libertad y de límites son comprendidos como complementos necesarios y vividos con coherencia será posible una convivencia armónica, basada en un verdadero amor y en el respeto por los procesos vitales de cada persona.

Partiendo de estos dos puntos nos encontramos que esas personas que acompañan al niño en su desarrollo desde el amor incondicional son sus figuras de referencia, especialmente mamá y papá, y que ese entorno preparado es aquel que da la oportunidad al niño de explorar y jugar, sentando las bases y construyendo su aprendizaje.

Estudiando la forma en la que adquirimos conocimientos, sabemos que la mejor manera de aprender es desde nuestra propia motivación interna y en el momento en el que nos encontramos con energías para explorar, experimentar, jugar…y al final razonar, categorizar, esquematizar… y de esta manera generar aprendizajes sólidos. Por este motivo nos parece muy interesante que pueda ser el niño el que decida cuándo es el mejor momento para aprender, relacionarse, desarrollarse. Confiemos en que los niños saben reconocer en sí mismos estos momentos, y en caso de que no, forma parte del autoconocimiento saber identificar cómo nos encontramos en cada instante y por lo tanto que necesitamos.

El papel de los profesionales que pueden acompañar el desarrollo, y en el caso especial de la Atención Temprana, donde los profesionales acompañamos a la vez que favorecemos el desarrollo de los niños, consideramos que es importante que en todo momento respetemos y seamos creadores de este tipo de espacios que favorecen el desarrollo del niño, y a su vez, nos dan la oportunidad de un Aprendizaje Espontáneo.

León Dormido

Cabe destacar que al hablar de un entorno preparado para el niño, podemos a su vez profundizar cual sería ese entorno preparado para las familias, que se encuentran atravesando un momento en el que se ha detectado a nivel médico o escolar, alguna dificultad en el desarrollo de sus hijos. Consideramos que dicho espacio debe cubrir sus necesidades de acogida, escucha y acompañamiento emocional, a la vez que les podemos ayudar a comprender, para así poder respetar y acompañar el desarrollo de sus hijos.

Hoy en día contamos con herramientas para poder generar dicho “Entorno Preparado”, aunque un espacio en la naturaleza es el auténtico “Entorno Preparado”, rico en variedad de estímulos y experiencias de todo tipo: táctiles, propioceptivos, visuales, texturas, temperaturas…además de un cambio constante, con sorpresas constantes…diferentes superficies, inestables, redondas, inclinadas, obstáculos… ¡La Naturaleza es una gran Sala de Intervención!

En Adín continuamos profundizando y debatiendo sobre nuestro papel como terapeutas, y especialmente, en cuáles son las necesidades reales de los niños y sus familias. Caminamos hacia generar estos entornos que consideramos ideales para acompañar y favorecer el desarrollo global de los peques, y como nos encanta imaginar…

Imaginamos una sala grande, en una nave o una casa, con un patio muy grande con árboles, rocas, flores y animales. La sala y el patio serían entornos preparados para el aprendizaje, ofreciendo todo tipo de experiencias y rincones:

  • Rincón de saltos y movimiento: colchonetas, cojines, módulos de todas las formas y texturas posibles, toboganes y columpios, piscinas de bolas, espalderas y escaleras…
  • Rincón de Artes: para pintar y hacer esculturas con todo tipo de materiales.
  • Rincón de Experimentación: para mezclar materiales, olores, texturas
  • Rincón de Juego Funcional y Teatro: Disfraces y todos los elementos que se nos vayan ocurriendo para crear el mundo que necesitamos vivir y jugar en cada momento.
  • Rincón de Reciclaje: para crear con todo lo que se nos ocurra nuevo material entre todos.
  • Rincón de Estimulación Visual: colores, luces, lupas…
  • Rincón de Descanso: colchones, almohadas, música relajante, cremas y aceites…todo para relajarnos.
  • Rincón de Comida: todo tipo de alimentos que nos permiten recibir muchas experiencias de texturas, sabores, temperaturas…
  • Patio: el propio entorno ofrece todo el material que necesitamos, pero además podemos colgar telas y escaleras de los árboles, hacer puentes entre las piedras…
  • Salas Individuales: puede que haya momentos en los que sea necesario un poco más de intimidad, y contaríamos con poder ofrecer estos espacios.

En conclusión, desde el equipo de Adín caminamos hacia una terapia que se pueda llevar a cabo con flexibilidad de horarios, proporcionando un entorno preparado en la sala y en la naturaleza, donde el niño tenga la oportunidad de desarrollarse plenamente con el acompañamiento de su familia y de profesionales especializados en desarrollo infantil.