Archivo de la etiqueta: llanto agudo

El llanto del bebé (II)

Aquí os dejamos la segunda parte del artículo de Vimala Scheinder, donde podéis encontrar algunas soluciones para la angustia que a veces produce oír el llanto de un bebé. Como os dijimos en el anterior post, es una lectura que ofrecemos en nuestro curso de masaje infantil, puesto que éste es muy importante para la conexión con el bebé y así poder averiguar sus sentimientos. Esperamos que os ayude en esa aventura que compartimos de aprender a ser padres.

“¿CÓMO PODEMOS REMEDIARLO?

Como todos nosotros, los bebés tienen varias y diferentes razones para llorar.
llanto del bebé, remedio llanto del bebéDesgraciadamente, hemos perdido mucha de nuestra capacidad para intuir sus pensamientos y sentimientos. Muchas personas son capaces de reconocer un llanto agudo de dolor, pero la interpretación de otros llantos y quejas es filtrada a través de los velos de nuestras propias inseguridades y proyecciones. Puede ser más fácil adoptar una filosofía mecanicista, según la cual uno responde siempre de la misma manera, o no haciendo caso, o calmando. Pero a los bebés no les interesa la filosofía y son incapaces de ajustarse a la comodidad de sus padres (o de cualquier otro). Ellos necesitan la respuesta de adultos centrados, con claridad de pensamiento y cariñosos, que les ayuden a encontrar un camino en este mundo desconocido.
Para empezar a tomar conciencia obsérvate cuando tu bebé (u otro) llora, Cuando comprendas tus reacciones serás capaz de empezar a comprender al bebé.
Investiga lo que produce en ti el llanto de un bebé. Respira profundamente, relaja tu cuerpo, trata de pensar en alguna afirmación como: “Me desprendo de mis miedos y tensiones y, con amor, voy a consolar a mi bebé”. Si el que llora es otro bebé, imagina que eres tú, y visualízate como un adulto consolándote a ti mismo como niño.
En mis cursos utilizo un ejercicio que ayuda a la gente (no solamente a los padres) a identificar sus sentimientos y reacciones: la próxima vez que oigas llorar a un bebé, anota las imágenes y sentimientos que vienen a tu mente. Subraya cada palabra o frase y conéctala con otras. Cada palabra sugerirá otra, luego otra. Sigue haciendo esto hasta que sientas que es suficiente.
Ahora utilizando este “mapa”, compón un poema corto o un párrafo. ¿Qué te dice tu composición sobre ti misma?
Algunas veces la gente encuentra que la angustia que sienten cuando oyen llorar a un bebé, es realmente su propia angustia. Cuando puedas liberarte de este miedo, podrás oír qué es lo que el bebé está realmente diciendo.
No es necesario extra-analizarte a ti o a tu bebé. Solamente dedica un poco de tiempo a pensar en cómo respondes a las indicaciones de tu hijo/a. Finalmente encontrarás la conexión intuitiva que va creciendo entre los dos, y la confianza de que día a día vas comprendiendo mejor sus necesidades. El Dr. William Sears, autor de “The Fussy Baby” (El bebé inquieto) aconseja a los padres visualizar varios “botones” de respuesta en su “computador interno”. “Si vuestro bebé llora”, dice, “y pulsáis el botón de la respuesta correcta, hay un sentimiento interior de que la respuesta es la adecuada”.
llanto del bebé, masaje infantilEl masaje diario puede ser una ayuda para este proceso, porque te ayudará a mantener literalmente el contacto con el lenguaje corporal y las señales no verbales de tu bebé.
Cambiar la sociedad comienza en el hogar. Incluso tenemos la oportunidad de influir en la cultura más allá de nuestro propio umbral. Podemos ayudar a futuros padres, abuelos, y amigos a tomar conciencia de las necesidades de los bebés. Podemos esforzarnos en dar soporte y ánimo a los amigos con recién nacidos.
También podemos expresar nuestra atención hacia los bebés en lugares públicos. Un día me encontraba haciendo cola en una tienda, y un bebé en un cochecito empezó a llorar. Varias personas se pusieron nerviosas y algunas fruncieron el ceño y sisearon. La madre del bebé lo tomó en brazos y dirigiéndose a las demás personas, con una cálida sonrisa, dijo en voz alta “¡Tiene mucho que decir!”. Instantáneamente la gente se relajó y sonrió. Una mujer se acercó y acarició al bebé con unas palmaditas.
Forzar a los bebés a dejar de llorar, para sus lloros tapándoles la boca, y permitir a los bebés llorar “catárticamente”, pueden ser excusas para no dedicar un tiempo a escuchar lo que ellos quieren decir. No existe una solución rápida. Unos buenos padres –una buena “cultura”- deben de pasar por los, a veces difíciles, procesos de respuesta individualizada a las insinuaciones de los bebés, con compasión y sentido común.”

Vimala Schneider
Mothering (Ser madre). Primavera 1987

Anuncios